¿Cuál es la diferencia entre tanatopraxia y tanatoestética?

Tanatopraxia y tanaoestética se encargan de la presentación del fallecido

 

¿En qué se diferencian la tanatopraxia y la tanatoestética? Ambas están enfocadas en conseguir la mejor presentación de una persona fallecida para que tenga el aspecto más natural y sereno posible cuando llegue el momento de recibir el último adiós por parte de sus familiares y amigos; pero cada una tiene sus especificidades y sus técnicas.

La palabra tanatopraxia hace referencia a la mitología griega, donde se rendía culto a Tánato, dios de la muerte no violenta; y engloba al conjunto de técnicas de adecuación y conservación del cuerpo de una persona fallecida. Dentro de esta actividad se llevan a cabo los procesos de higienización, embalsamiento, restauración y cuidado estético.

De este modo, dentro de la tanatopraxia, la tanatoestética se centra en el maquillaje y el peinado para difuntos. Ambas prácticas, que hoy forman parte del arreglo mortuorio de cualquier empresa funeraria,  ya se aplicaban en las civilizaciones egipcias, griegas y romanas.

La tanatopracia y la tanatoestética, que han formado parte de los ritos funerarios de diversas culturas y religiones, se adecuan a los diferentes ritos y creencias y se caracterizan por un completo respeto al difunto, y por extensión, a su familia y sus allegados. El objetivo es minimizar el impacto psicológico que puede tener ver a un ser querido una vez que ha fallecido, especialmente si la causa de la muerte ha sido un accidente.

La mejor preparación para el último adiós

Una vez que una persona fallece, el cuerpo humano pasa de forma natural por diferentes fases, como son la autolisis, la tanatoquimia y la putrefacción. Gracias a la tanatorpaxia podemos eliminar las distintas bacterias que se puedan contagiar o que provocan una descomposición más rápida de la habitual, así como minimizar los efectos visibles de los organismos que mueren más rápidamente en un cuerpo sin vida.00

Los tanatopractores utilizan químicas, solubles y acuosas para mantener con un aspecto natural las partes superficiales y conservar las internas.  Este trabajo se lleva a cabo siempre cuidando al extremo las normas de sanidad e higiene, así como de confidencialidad. Un tanatopractor nunca dará a conocer las muestras visibles de enfermedad, cicatrices, tatuajes o cualquier otro tipo de marca corporal del difunto.

En NorteHispana Seguros, a través de nuestros seguros de decesos, sabemos gestionar de forma eficaz y humana situaciones tan delicadas como el fallecimiento de un ser querido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *