Funeral laico o civil, ¿en qué consiste?

funeral laico o civil

Otro elemento de secularización que se está dando en nuestra sociedad. Este fenómeno se ha venido dando en los últimos años especialmente en lo relativo a los nacimientos y matrimonios. El 50 % de los niños en España ya no se bautizan, mientras que el 75 % de los matrimonios son civiles. Este cambio, aunque no tan evidente, también se está dando en los funerales. El funeral civil o funeral laico empieza a ser una realidad en nuestro país.

¿Qué particularidades tiene un funeral laico?

Los funerales laicos son similares en su organización pero tienen características distintas. La idea es realizar una celebración basada solo en la persona fallecida y en su propia vida. Todo lo que sean rituales y creencias religiosas, queda excluido en este ámbito. Con toda lógica es la celebración que escogen muchas personas ateas o agnósticas. Pero entonces, ¿en qué difiere un funeral civil de uno religioso en cuanto a su organización?

La organización de un funeral civil

En la apertura, se agradece a las personas asistentes su presencia en el funeral, se les da la bienvenida y se explica en qué va a consistir el evento. Tras esto, se ofrecen una serie de reflexiones sobre la vida y la muerte. Este es, con toda seguridad, el momento que más se puede asemejar a una celebración religiosa por tratarse de un momento reflexivo íntimamente ligado a lo espiritual. Incluso se puede realizar oraciones de tipo religioso, si alguna persona así lo solicita.

Tras la fase de reflexiones, llega el tributo a la persona fallecida. Aquí los seres queridos tienen la posibilidad de dedicar unas últimas palabras recordando al difunto. Se puede hablar sobre lo que cada uno desee: sus logros, su relación personal propia o cualquier dato a destacar sobre su vida.

Una vez que se rinde tributo al fallecido, se procede con su entierro. Este momento se precede también de un tiempo para reflexionar, para orar interiormente o, simplemente, para guardar silencio como muestra de respeto. Este momento suele ir acompañado de música ambiental. Por último, se dedican unas palabras finales a la persona fallecida, a su familia y se agradece su presencia de nuevo al resto de asistentes. Los propios familiares de la persona fallecida pueden solicitar que se cambie el orden de esta estructura, que se añadan otras partes, pudiendo también eliminar alguna.

Como podemos ver, en su estructura, los funerales laicos en comparación con los religiosos no son tan diferentes. Pero sí su contenido. Un funeral laico está dedicado exclusivamente a la vida de la persona fallecida. Ahí reside su principal diferencia. Pero para este momento a la mayoría de vosotros aún os falta mucho, así que no debéis preocuparos por ello. Mientras tanto: ¡a seguir disfrutando la vida!

En NorteHispana nos hacemos cargo a través de nuestros seguros de decesos de los aspectos y preparativos relacionados con el sepelio para asegurar tu tranquilidad y la de los tuyos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *