5 consejos para controlar la ansiedad por comer

Controlar la ansiedad por comer

A veces, la ansiedad por comer nos lleva a consumir alimentos que no necesitamos o que ni siquiera nos apetecen. Por lo general, esta ansiedad puede estar relacionada con problemas emocionales que producen este tipo de desórdenes alimenticios. En estos casos, más que hablar de ansiedad por comer, deberíamos hablar de comer por ansiedad.
Esto es un problema que puede acabar siendo muy grave y generar una adicción. Desde NorteHispana te ofrecemos una serie de consejos para le pongas solución. ¡Anótalos y comienza, desde hoy mismo, a tener una vida más feliz y saludable!

¿Por qué esta ansiedad por la comida?

El problema de raíz es que buscamos en la comida la satisfacción que no tenemos por otro tipo de preocupaciones o sentimientos negativos. Si estamos aburridos, una opción para matar el tiempo es comer. Esto se magnifica cuando sufrimos ansiedad, la cual paliamos a través de comer más y más produciéndonos una sensación momentánea de alivio y de falsa felicidad, que cada vez será más efímera y necesitará de una cantidad mayor de comida hasta volverse una situación completamente ingobernable.
Es por eso que el origen de este problema no es la comida, sino la ansiedad en sí. Si somos capaces de controlar la ansiedad, podremos controlar nuestra dieta más fácilmente.

5 consejos para controlar la ansiedad por comer

La dieta es un paso importante para ayudarte a ponerle solución a este problema. Sin embargo, ya hemos dicho que en la ansiedad está la clave para dejar de comer compulsivamente. Para nosotros disfrutar del día a día es de lo más importante, por este motivo queremos darte unos consejos para que le pongas solución y puedas vivir sin ningún problema.

Beber agua y otros líquidos

Beber un par de vasos de agua cuando te entre la ansiedad por comer te ayudará a sentirte más lleno. Un truco perfecto para evitar esos picoteos entre horas que no conseguimos controlar.

Restringir al máximo los excitantes

Evita, en todo lo posible, la ingesta de cafeína y alcohol. Los tés, aunque existen algunos no tan estimulantes, también se deben dejar de lado en la medida de lo posible.

Hacer ejercicio siempre ayuda

La ansiedad tiene mucho que ver con las preocupaciones y el ejercicio ayuda a liberar la mente y a relajarse. Notarás cómo no te entra el hambre hasta mínimo 1 hora después de haber realizado deporte.

¡Adáptate a unos horarios!

Llevar un orden alimenticio en el día a día es una gran forma de no tener hambre entre horas. El cuerpo se habituará a que le des energía sólo en esos momentos concretos.

Cambia tu dieta

En general, los alimentos con Omega 3 son favorables para controlar la ansiedad (pescados azules, cereales integrales o frutos secos). También todos aquellos que tengan magnesio (legumbres o verduras de hoja). Huevos, yogures desnatados, frutas, caldos y sopas también te beneficiarán. Lo que sí debes evitar es el azúcar, ya que su ingesta lleva a la apetencia por más alimentos dulces.
Para leer más información sobre alimentos que puedes incluir en tu dieta, no dejes de visitar este artículo en el que te mostramos una serie de alimentos que son una garantía de salud y contra la ansiedad y que te ayudarán a llevar una dieta ordenada. Por otra parte, con nuestros seguros, dispones de coberturas asociadas con las que puedes disponer de visitas médicas en caso de que necesites a un especialista que te asesore al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *